Pequeños comercios: ¿Cómo competir contra las grandes empresas?


Las pequeñas empresas pueden sacar ventajas competitivas sobre sus grandes adversarios y prosperar en conjunto. En este artículo te ofreceremos algunos consejos para que puedas competir contra las grandes empresas bien establecidas.

¿Cómo desafiar a las grandes empresas?

Con más dinero, vienen mayores recursos y una pequeña marca establecida que intenta competir contra empresas más grandes, puede ser algo desalentador. Pero con gigantescos presupuestos de mercadotecnia y la economía en escala para bajar los precios, todo puede parecer desesperado.

Entonces, ¿cómo puede el pequeño comercio competir contra las grandes empresas del mercado?


Bueno, hay algunos beneficios reales de ser una pequeña empresa, hay herramientas a tu disposición que pueden darte esa ventaja competitiva. Veremos cómo puedes posicionar estratégicamente a tu empresa y utilizar estas ventajas para tu beneficio y que puedas competir contra las grandes empresas

tienda

Analiza las fortalezas y debilidades de tu negocio y de tus grandes competidores.

Realizar un análisis completo de la competencia con una DAFO te ayudará a comprender a que público se dirigen tus competidores. No solo eso, sino también la forma en que estructuran sus precios, su cuota de mercado actual, sus fortalezas y debilidades clave.

Una vez que tengas esta información, puedes comenzar a planificar tu propia estrategia. Decidir cómo responder a cada uno, mientras te enfocas en tus propias fortalezas.

Este ejercicio no sólo proporcionará conocimientos sobre tus competidores, sino que también te ayudará a pensar cómo puedes diferenciarte en un entorno tan preparado para competir por la participación en el mercado y convertirte en un negocio rentable.

Comienza de forma pequeña y eficiente

Ahora que tienes una buena visión general del mercado y tus competidores puedes considerar en qué área centrarte. Elige un segmento pequeño al que puedas dirigirte con el potencial de crecer con el tiempo.

Reconocer este pequeño segmento y orientarlos a tu producto permite ventas rápidas con un riesgo o coste limitado. Si puedes encontrar un segmento sin explotar dentro del mercado, sería el lugar perfecto para comenzar.

Puedes aprender mucho de este pequeño enfoque. Una vez que sepas qué funciona y qué no, puedes extenderlo a un público más amplio.

Diferénciate para competir

¡Encuentra tu ángulo competitivo y corre con él!

Está claro que no puedes competir en todos los frentes contra las grandes empresas establecidas, pero puedes identificar tu nicho o punto de venta único. Una vez que lo tengas, puedes comenzar a construir tu historia y tu marca.

Se consistente con tu historia. Refuerza cada punto de contacto con el cliente y todo el proceso de marketing para reiterar el mensaje. Tu punto de venta debe ser algo que tus competidores no ofrezcan, podría ser algo como los ejemplos que se muestran a continuación:

  • Productos y servicios de origen local que lo hacen el más respetuoso con el medio ambiente.
  • Servicio impecable – insuperable. Simplemente no puede ser replicado por tus competidores más grandes, ya que, tu servicio será mucho más atento y personalizado.
  • Productos de mayor calidad por los que vale la pena pagar un poco más, ¿tal vez hechos a mano y con garantías más largas?

Sea cual sea tu mensaje, no lo compliques más. Asegúrate de que sea fácil de entender, impactante y relevante para tu público objetivo.

Atención al cliente

Es mucho más fácil ofrecer un servicio personalizado al cliente antes y después de la venta cuando eres un comercio pequeño. Las compañías más grandes tienden a operar con comunicaciones automáticas que a menudo se recuerdan por razones erróneas.


Aprovecha y haz  del servicio al cliente el corazón de tu negocio. Los clientes anhelan esa conexión humana y esto a menudo se pierde cuando optan por productos más baratos con compañías más grandes. Si bien las compañías más grandes pueden vender más tu, tú tienes la oportunidad de centrarte en estos pequeños detalles que a menudo se pasan por alto, esto es lo que realmente puede diferenciarte del resto.


La comunicación con tu cliente también te permite comprender sus necesidades, asegúrate de usar esto para tu beneficio. Puedes adaptar tus productos, servicios y modelo de negocio para trabajar para ellos. Este enfoque ayudará a desarrollar relaciones duraderas.


Recuerda que también puedes generar ventas a través de recomendaciones y de boca en boca, ya que tus clientes comparten sus experiencias positivas con amigos y familiares. Este gran servicio puede llevar a la repetición de compra  y es una excelente manera de diferenciarte del resto.

compra tienda atencion cliente

Flexibilidad

Puedes responder más rápido a cualquier cambio en las condiciones o cambios del mercado. Esta ventaja significa que puedes estar un paso por delante de tus mayores competidores, que a menudo siguen un proceso corporativo rígido para lograr un cambio. Puedes tomar tus propias decisiones.


También tienes el poder de decidir dónde gastar tu presupuesto. Considera dónde tu empresa podría estar ahorrando dinero para asegurarte de que está operando de la manera más eficiente posible. Es una buena práctica revisar esto regularmente.

En conclusión

Como pequeña empresa, puedes desarrollar relaciones más sólidas con tus proveedores y clientes. Hacer las cosas es a menudo mucho más rápido sin los interminables procesos de aprobación. Esto significa que no sólo puedes ser estratégico, sino que también tienes la capacidad de reaccionar rápidamente a los cambios.

¡Identificar cómo puedes diferenciarte de tus grandes competidores será la clave de tu éxito! Recuerda que también es importante saber dónde simplemente no puedes competir para poder enfocar tus esfuerzos, presupuesto y recursos en los lugares correctos, además puedes probar con una solución tax-free para tus clientes extranjeros y no quedarte por detrás de tu competencia.